Emparamados

20160102_122219

Entre frailejones. Páramo Suse, Aquitania, Colombia. 2016. Foto: Carlos Rodríguez del Toro.

En mi infancia tuve la fortuna de haber regresado a casa tan mojado como feliz por la aventura y de escuchar a mi madre decir, toalla en mano, “¡estás emparamado!”. Con el agua escurriendo por mi rostro y las palabras atropellándose para salir primero el significado era claro: cuando se revuelven historias, agua y emociones más que mojado uno está emparamado. Hoy me siento así, por eso ¡los invito a emparamarse conmigo!

El páramo es un ecosistema bellísimo, majestuoso, imponente. Por eso cada vez regreso con más ilusión, respeto y cariño; ver aparecer el primer frailejón saludando en el camino es maravilloso, una ericácea avisa que los 3.000 metros sobre el nivel del mar han llegado, son su hábitat y nosotros sus invitados.

IMG_5838

El rocío sobre una ericácea con la bruma cual telón. Parque Nacional Natural Chingaza, Colombia. 2015. Foto: Carlos Rodríguez del Toro.

Estar allí es percibir la pureza del aire neblinoso, es deleitarse con la tranquilidad que nos ofrece, es oír sus silbidos que nos cantan; un coro melodioso y verde colmado de divertidas improvisaciones interpretadas por las montañas sobrecogedoras, por los frailejones que las gobiernan, por las lagunas que enternecen y la lluvia que canta sobre ellas y sobre uno mismo, un coro entonado por el veloz aleteo de los colibríes; en fin, por el soplido recio e incesante del páramo todo que nos cuenta sus secretos.

Tal vez debí comenzar diciendo que para apreciarlos es preciso ir o vivir en alguno de los pocos países donde existen. De ese puñado hace parte Colombia, donde están ubicados los pocos que yo conozco. Anhelo conocer muchos más, son tan bellos y proponen tantas alegrías y aprendizajes que fácilmente colman el cuerpo con bríos renovados para disfrutar la vida nuestra y respetar la de otros seres. ¡Este punto es vital!, literalmente. Hallar una de las muchísimas fórmulas existentes para que nuestro disfrute no sólo dialogue con el de otros seres sino que también confluya en el mismo cauce de la supervivencia colectiva es liberador. Poder cerrar los ojos para terminar de imbuirse en el páramo, haciéndose uno con él es un momento sublime que vale la pena vivir… ¡una y otra  y otra vez!

20150131_162126

La belleza de una de las tres Lagunas de Siecha. Parque Natural Nacional Chingaza, Colombia. 2015.. Foto: Carlos Rodríguez del Toro.

Las lagunas que embelesan parecen dormitar mientras hacen parte del ciclo del agua y sus cantos casi detienen el tiempo para poder contemplarlas sin afán. A veces, las cobija una niebla densa o las visita un viento poderoso y frío pero es que una aventura sin sobresaltos en otra cosa se convertiría. Aún hoy haber disfrutado el viento y la lluvia son parte importante de mis relatos cuando regreso a casa para saborear una bebida caliente -o un vino que caliente- mientras los ojos conservan el recuerdo del camino, del paisaje, de sus habitantes. ¡Mi cuerpo quiere regresar! ¡Volvamos! Acuérdense de los venados, tal vez ahora veamos huellas de algún oso de anteojos y en medio del frío y la alegría nuestros dulces favoritos podamos compartir: un chocolate o leche condensada para nuestra infantil alegría y para nuestra protección son absolutamente necesarios y sabrosos.

Bueno, ha sido un día maravilloso. Gracias por la visita, es hora de descansar, cerrar los ojos e irse durmiendo con el recuerdo vivo de mi cuerpo emparamado, feliz.

IMG_4799

Flor de frailejón besada por el sol. Parque Natural Nacional Chingaza, Colombia. 2014. Foto: Carlos Rodríguez del Toro.

Quizás mañana hablemos de cierta obsesión de algunas personas por poseerlo todo y de su torpeza traducida en páramos destruidos. Por ahora queda la felicidad de haber caminado juntos. Desde luego, la invitación siempre estará vigente para regresar y escuchar al páramo cantar y contar sus historias milenarias, sus aventuras increíbles; para disfrutar del agua besando nuestros rostros, acariciando nuestras manos, cubriéndolo todo con su rocío de vida.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s